Etapa Azurmendi. Parte 1

Hoy por fin he decidido volver a escribir, me ha costado pero era hora de volver a publicar algo!

Desde el día 20 de Enero que llegué a Bilbao perdido y sin saber lo que me esperaba, estando a dia 20 de Febrero hoy se que es lo que realmente estaba buscando…

Por dónde empezar… Llegué un lunes lluvioso (que día no llueve en Euskadi?) pues con dudas de si se acordarían de mi llegada, con respeto a lo que me esperaba llegué en taxi hasta Larrabetzu, viendo que estaba todo cerrado ya me temía lo peor, hasta que vinieron a recogerme.

Una vez instalado en el “piso” a.k.a “La azurcueva” fuí conociendo a los que están siendo mis compañeros de batalla…

Ya habiendo pasado la primera noche, a las 8:45 nos presentamos algunos en el pret-a-porter (un concepto que consiste en un menú gastronómico a precio de bolsillo pero utilizando muchas recetas del restaurante gastronómico, técnicas similares e ingredientes parecidos) y otros en el gastronómico de arriba.

Eneko Atxa, nos dió la bienvenida a esta su casa junto a los que llevan formando la casa desde que se abrió, una bienvenida con energía, imponente y sobretodo avisando de que esto no es un lugar al que venir a pasearse.

Al bajar a trabajar, nos repartieron por partidas, cual fué mi sorpresa? Que me tocaría ser responsable de una de las partidas de calientes, en la que menos experiencia tenía, carnes.

Una semana dura me esperaba, llena de broncas y cagadas tal cual cómo si a un obrero lo ponen cómo arquitecto, perdido… Aunque fuí agarrando más confianza en mí y seguridad aunque se me acabaría pronto esa parte de ser responsable y fué cuando conocí a Cris…

Cris devolvió mis ganas de continuar en esa partida y querer dar lo mejor de mí. Se podría decir que una de las mejores personas con las que he llegado a trabajar, aunque siguen habiendo broncas pero ya por despistes… Aún así la admiro cómo la que más.

El pret a porter es un menú que funciona cambiando de menú cada día y cada semana, así que no siempre haces lo mismo… Un día a lo mejor te toca magret, que el siguiente te toca entrecot y cada uno de estos platos con su guarnición que algunas pueden llegar a ser fáciles y otras te pueden llegar a complicar la vida, cómo por ejemplo unas hojas de brick con pulpa de cereza, esferas de queso idiazabal, o incluso las salsas a base de fondos perfectamente cuidados y mimados cómo si de bebés se tratasen… Ya que de 8 ollas de caldo de garbanzos se consigue una cantidad reducida de salsa que en boca parece cómo si fuera miel.

Es cómo si todo lo que he vivido dentro de las cocinas por dónde he pasado se queden en una parte pequeñissima de lo que estoy llegando a aprender…

Sé que si tuviera que volver a escoger dónde ir volvería escoger Azurmendi.